• Andrea Briceño

3 Tips para mejorar la manera que nos hablamos


No sé tú, pero yo en el pasado he sido un desastre con mis palabras y la manera que me hablaba y relacionaba conmigo misma. ¿Por qué? Porque no sabía el impacto que podían tener las palabras que salían de mi boca o las que me decía silenciosamente mientras me miraba al espejo. Es importante saber que como te relacionas contigo misma y las palabras que dices pueden meterte en un agujero o te pueden ayudar a florecer con amabilidad. Quiero compartir contigo tres formas sencillas de cambiar la manera en que te hablas a ti misma. Así, podrás darle a tus pensamientos y palabras una verdadera limpieza.


1. Reconoce lo que dices a diario. El primer paso es reconocer las palabras que salen de tu boca. ¿Son palabras que te ayudan a sentirte mejor o son palabras que te dejan sin energía? El reconocer lo que dices y piensas, es el primer paso para poder cambiar y darle la vuelta a las palabras que viven en el closet de tu mente.


Plan de acción: Considera llevar un pequeño diario contigo o en tu celu


lar para poder escribir las cosas positivas y negativas que dices o piensas en el día. Así te darás cuenta si las cosas que dices te están dando o quitando energía.


2. Toma responsabilidad por tus palabras. Asumir la responsabilidad de nuestras palabras nos ayuda a darnos cuenta de que somos nosotros los que tenemos el control de nu


estros resultados. Es decir, como dice la ley de la atracción, si ponemos malas palabras al universo, entonces el universo nos devolverá eso en energía. Por eso la responsabilidad nos ayuda a tomar las riendas de nuestras palabras.


Plan de acción: Crea una rutina donde tomes responsabilidad por lo que dices. Utiliza lo que reconociste en el diario para repetir en voz alta lo que dijiste y así tomar acción. Por ejemplo, puedes decir: “Yo soy responsable por mis palabras, por lo que me dije a mi misma y lo que le dije a las demás personas”. Al tomar propiedad sobre tus palabras y sentir el peso de ellas podrás fácilmente ir al próximo paso.


3. Elige palabras más amables. Una vez que sepas lo que estás diciendo y tomes una responsabilidad radical, podrás decidir si quieres seguir en el mismo camino o intentar algo diferente. Un cambio a palabras más amables podría ayudarte a ser tu propia porrista y elevar la vibración de tu vida.



Plan de acción: Te invito a que todas las mañanas, al despertar, te puedas decir palabras amables o afirmaciones en tu vida. Por ejemplo, puedes decir: “Soy una mujer bella e inteligente, no hay nada que no pueda lograr hoy”. Cuando el día comienza tienes la opción de preocuparte o de bendecir tu día a través de tus palabras. Las palabras tienen poder y por eso es importante reconocer, tomar responsabilidad y saber que siempre hay una opción más amable que podemos decir.



ANDREA BRICENO

Associate Producer - AA1 acbcrroduction@gmail.com

Más información sobre Andrea:

Instagram: @andreacbriceno www.andreabriceno.com